You are here
Home > ACTUALIDAD > Urgen modificaciones sobre feminicidio en el Código Penal Estatal

Urgen modificaciones sobre feminicidio en el Código Penal Estatal

De acuerdo a la organización “Yucatán Feminicida”, desde el 2008 se han registrado 58 asesinatos de mujeres en Yucatán. De esos, seis son considerados feminicidios: dos se encuentran en los juzgados y cuatro están bajo investigación.

Pese a que desde el 2014 el feminicidio es considerado un delito grave en Yucatán tras las reformas propuestas por el gobernador yucateco Rolando Zapata Bello y aprobadas por la Cámara de Diputados, resulta difícil investigar un delito como feminicidio. Y es que la legislación sufrió modificaciones que en opinión de los miembros de la sociedad civil organizada –entre ellos, la asociación “Yucatán Feminicida”-, entorpecen el acceso de las mujeres a la justicia.

En entrevista, Itzel Evia, miembro de la mencionada organización, expresó: “Esta nueva propuesta representó un retroceso respecto a la protección de las mujeres ante la violencia feminicida”.

Entre los aspectos que fueron modificados y que obstaculizan que un delito sea investigado como feminicidio, Evia enumeró que con la reforma fue eliminada del Código Penal Estatal la causal en la que se considera como feminicidio el crimen en que la víctima tuviera una relación sentimental, afectiva o de confianza con su agresor. Este probablemente sea el ajuste más importante, debido a que en Yucatán 5 de cada 10 feminicidios ocurridos del 2008 al 2016 fueron realizados por hombres con los que vivía la víctima. 7 de cada 10 eran personas conocidas de la víctima. Existe en el estado, como en gran parte del país, una relación entre agresor y víctima en la mayoría de los feminicidios.

En este punto, en el Código estatal se señala que si el crimen fue cometido por una persona con relación de parentesco por consanguinidad o línea recta, laboral, docente o sentimental, la sanción será de 30 a 50 años de prisión y 500 mil días de multa.

Otra causal eliminada es la referente a los feminicidios como aquellos sucesos en los que la víctima hubiera permanecido incomunicada en el tiempo previo al crimen y finalmente que el cuerpo de la víctima fuera expuesto o exhibido en un lugar público.

De igual forma, se considera un feminicidio si la víctima presenta lesiones genitales que impliquen menosprecio a la mujer o a su cuerpo, desestimando otro tipo de lesiones.

Así mismo, únicamente se toman en cuenta “antecedentes” de violencia familiar, laboral o escolar, es decir, debe existir una denuncia previa de los hechos en los rubros señalados. En el Código Penal Federal se añade el término “datos”, con lo cual se acepta la información aportada por familiares y personas cercanas a la víctima sobre eventos previos de violencia en cualquier ámbito. Evia argumentó que la importancia de incluir ambas palabras radica en el reconocimiento de que un gran porcentaje de las mujeres victimas de feminicidio, sufrieron distintos tipos de violencia perpetrada por el mismo sujeto sin realizar denuncia previa de estos hechos.

Por los puntos descritos, tanto la organización Yucatán Feminicida como otros colectivos feministas yucatecos exigen la homologación del Código Penal Estatal con el Federal en el caso del delito de feminicidio.

“Necesitamos un código penal que responda a la realidad y por eso es importante esta homologación. Al eliminar causales u otras modificarlas, en lo que principalmente afecta es que sea más difícil mencionar a un feminicidio como tal y en su lugar se utilicen términos neutros como “homicidio calificado”. La gravedad de que se use el homicidio calificado tiene que ver con que no se está reconociendo que en muchas ocasiones, cuando se mata a una mujer puede haber un componente de misoginia”, apuntó Itzel Evia.

 

Lilia Balam

Foto:  Itzel Evia, miembro de la organización “Yucatán Feminicida”

Arriba
Share via