You are here
Home > ACTUALIDAD > Cuando la muerte se anuncia: el caso de Emma Molina

Cuando la muerte se anuncia: el caso de Emma Molina

Desde el 2012, Emma Gabriela Molina Canto acaparó la atención nacional al denunciar públicamente a su ex esposo, Martín Medina Sonda, quien actualmente se encuentra

preso por cargos de corrupción y fue socio de José Sáiz Pineda, el extesorero de Andrés Granier, en Tabasco.

Molina Canto declaró que en mayo de dicho año su ex esposo la acusó de robo, fue detenida ilegalmente por autoridades de Tabasco en la ciudad de Mérida y le fueron arrebatados sus tres hijos.

Cuando fue liberada, Emma acudió a Sandra Bermejo, juez primero de lo familiar de Yucatán, para recuperar a sus hijos. Sin embargo la juez negó la petición pese al fallo a favor de la madre que databa de febrero del 2011.

La misma juez otorgó a los abuelos paternos (Juana Sonda y Julio Medina) la custodia de los niños. Emma apeló esta acción y emprendió una campaña con el apoyo de activistas sociales para rescatar a sus hijos. Incluso en compañía de su madre, Ligia Canto (quien también fue acusada de robo con pruebas cuya falsedad fue comprobada posteriormente), presentaron al presidente Enrique Peña Nieto su caso durante una visita que este realizó a Yucatán en diciembre del 2012.

El caso fue aparentemente resuelto en 2014, cuando la Procuraduría General de la República (PGR), entregó a los menores a su madre y detuvo a Medina Sonda. Ligia Canto declaró hoy que las autoridades ni siquiera realizaron revisiones a sus nietos tras recuperarlos.

Sin embargo, las agresiones y amenazas por parte de Medina Sonda hacia Molina Canto y

su familia continuaron. De acuerdo a Ligia Canto, en agosto del 2014 la Fiscalía General del estado (FGE), recibió la recomendación 54-2014 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). En ella se describían las medidas de protección que las autoridades debían brindar a Emma y sus hijos como víctimas de delitos.

De igual forma en agosto del 2016, Emma y su familia fueron inscritos en el Registro Nacional de Atención a Víctimas.

Pese a estas medidas, ni Molina Canto ni sus hijos recibieron apoyo alguno por parte de las autoridades, según declaró Ligia Canto en rueda de prensa: “Nos seguían, nos acosaban. A mí de nada me sirvió decirlo, fue cero acción, cero protección. El Tribunal Superior de Justicia dijo que si vemos algo extraño ‘llamen a la policía’. Ahorita le voy a preguntar a mi hija por qué no llamó a la policía”.

El desenlace

Emma Gabriela Molina Canto fue asesinada el lunes 27 de marzo cerca de las 3 de la tarde en su domicilio, ubicado en el Fraccionamiento San Luis, al oriente de la capital yucateca.

De acuerdo a la FGE, dos hombres esperaban a la mujer y la agredieron cuando esta ingresó. Sus tres hijos se encontraban en el predio al momento del ataque.

La causa de la muerte de acuerdo a la Fiscalía fue un trauma de aorta pulmonar torácica penetrante secundaria por herida de arma blanca.

Unas horas después del asesinato, autoridades estatales ofrecieron una rueda de prensa para anunciar que ya se había detenido a dos sospechosos. El Secretario de Seguridad Pública, Luis Felipe Saidén, detalló que gracias al video captado por la cámara de vigilancia de uno de los vecinos, se supo que las personas huyeron de la escena del crimen a bordo de un taxi y esto facilitó su detención en el Centro Histórico.

Durante la conferencia de prensa, las autoridades sostuvieron que Emma no pidió al Gobierno del Estado que se le brindara protección, palabras que negó esta mañana la madre de la víctima.

Ligia Canto señaló como responsables al ex esposo de Emma, Martín Medina Sonda, a los padres de este, Julio Medina y Juana María Sonda, a las hermanas Erika Medina Sonda y Lizbeth Medina Sonda. De igual forma, acusó a las autoridades por haber ignorado sus peticiones y no brindar la protección que su hija y nietos requerían.

Canto también expresó que Celia Rivas, quien fuera titular de la FGE, presionó a su hija para que en el 2014 firme un convenio por medio del cual compartiría la custodia de los tres menores con Medina Sonda. Esto como un requisito para que sus hijos le fueran devueltos.

Después del asesinato, tanto la madre como el hermano de Emma, Fernando Molina, han recibido amenazas. Ambos exigen respuestas por parte del gobernador y exclaman: “¿Dónde está el Escudo Yucatán?”.

Sin embargo, Ligia Canto enfatiza que no se detendrán hasta recibir justicia: “Seguiré luchando para que se castigue a todos y se lance la alerta de género”. La mujer también exigió a las autoridades que investiguen el caso de Emma como un feminicidio.

Los presuntos responsables

El jueves 30 de marzo se decretó la legal detención a los presuntos asesinos de Emma Molina Canto por el juez de control Luis Mugarte Guerrero en el Centro de Justicia Oral de Mérida.

Los testimonios del chofer del taxi en que huyeron los inculpados y otro testigo ocular fueron primordiales para arrestar a los supuestos asesinos el pasado lunes 27 alrededor de las 5 de la tarde en una terminal de autobuses. Así mismo, se manifestó que otras personas estarían involucradas en el crimen.

La FGE formuló la imputación por presunta participación en el delito de feminicidio en contra de los presuntos asesinos. Así mismo, se les imputaron los delitos de portación de armas e instrumentos prohibidos y posesión simple de narcóticos.

El juez Mugarte citó a las partes involucradas para el día de hoy, para que los inculpados sean vinculados formalmente al proceso. De igual forma, se les decretó prisión preventiva.

 

Lilia Balám

5,042 thoughts on “Cuando la muerte se anuncia: el caso de Emma Molina

  1. Pingback: bahis siteleri